martes, 22 de enero de 2013

Un tumor ovárico con dientes en un esqueleto de mas de 1500 años.

El equipo de investigadores de la Unidad de Antropología Biológica de la Universidad Autónoma de Barcelona, han descubierto un extraño tumor calcificado, en la pelvis de un esqueleto de una mujer, datado en el siglo V de nuestra era, cuya edad podría oscilar entre los 30 y 40 años. Los restos fueron excavados   de la necrópolis romana de La Fogonussa, (Lleida) en el 2010.

esqueleto romano con tumor
Pelvis del esqueleto con el tumor- El Pais




El tumor, llamado "teratoma", es un tumor encapsulado con componentes de tejido u órganos. El caso encontrado en la mujer de La Fogonussa, contiene 4 dientes y un  trozo de hueso. Mide unos 43 mm de longitud y unos 44 mm. de diámetro.

teratoma ovarico restos romanos
Vista macroscópica del tumor con dos dientes incrustados - Imagen de Paleorama
La arqueología ha probado la existencia de tumores en restos romanos, pero ninguno como este.

Estos tumores no se suelen calcificar, los tejidos blandos desaparecen, no nos llegan, y los pequeños dientes del contenido podrían fácilmente haber pasado desapercibidos en la excavación, ha explicado al diario El País,  Núria Armentano, miembro del equipo de investigación.

Los  teratomas se dan especialmente en mujeres y generalmente son  congénitos y benignos, actualmente no tienen gran complicación, se extirpan y ya está, indica Armentano. No obstante no se sabe como pudo afectarle a la mujer de La Fogonussa, bien pudo pasar inadvertido, sin ningún síntoma. Aunque no debe descartarse que pudiera tener algún tipo de complicación, incluso podría haber muerto a causa de este tumor, ya que la medicina romana no estaba lo suficientemente adelantada  para extraérselo.

"Ya hemos realizado todos los análisis que se podían hacer. Lo más probable es que nunca sepamos con seguridad cómo fue su vida con ese tumor, ni qué fue lo que la mató”.explica Nuria Armentano.
El año pasado se diagnosticó cáncer de próstata en una momia egipcia de 2.200 años.

El hecho de que la arqueología nos revele casos de cáncer o tumores en la antigüedad, hace que no seamos tan lejanos, "que eran como nosotros", dice la investigadora.  

Fuente: El Pais

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido y gracias por tu comentario. En breve será publicado