miércoles, 14 de noviembre de 2012

ARQUEÓLOGOS Y CIENTÍFICOS POR UNA HORA


Mil escolares descubrirán al mes los secretos del Museo do Mar en su nuevo programa didáctico.

arqueólogos  y científicos por una hora
Nueva Aula Museo do Mar- crédito Faro de Vigo


14-11-2012

 El Museo do Mar de Galicia, radicado en Alcabre, Vigo, ha decidido renovar su programa didáctico. Para ello, ha creado una nueva aula, de unos 100 metros cuadrados, que recibe a escolares más a público general en una proporción de 1.000 personas al mes. Ayer mismo, el conselleiro de Cultura, Xesús Vázquez Abad, daba por inaugurada la sala.

El interés por el nuevo programa suscitado en centros de enseñanza y asociaciones ha llenado las reservas para talleres hasta el mes de febrero, según la directora del Museo, Marta Lucio.

Por su parte, el responsable de Didáctica de la entidad, José Valtierra, aprovechaba para ofrecer a FARO una visita guiada por las cuatro secciones del aula.

Arqueología.

 Los alumnos visitan el yacimiento y después realizan una 'excavación arqueológica' con objetos enterrados que se extraen. "Interpretamos lo que aparece y, después, pasamos al laboratorio donde hacemos la autopsia de un esqueleto con técnicas forenses reales", explicaba Valtierra. De hecho, se miden con Carbono 14 los restos.

Etnografía marina. 


En caso del público infantil, acuden al acuario donde le cuentan una leyenda con guiñoles, para después convertirse en marineros capturando pescados con la red que después clasifican según el tallaje y especie. Ahí, también aprenden a conocer las artes de pesca, descartando con experimentos aquellas más nocivas para el medio ambiente.

Conquista de fondos submarinos. 


En esta sección, los escolares conocen los sistemas de buceo y de navegación submarina a lo largo de la historia. Entre las actividades, prueban un equipo de buceo antiguo con casco incluido. También manejan submarinos por radiocontrol. Como añadido, se les ofrece un periscopio para ver peces abisales, de gran profundidad, que brillan "como si estuvieras de verdad viendo por un ventanuco de un bastiscafo a 1.500 o 2.000 metros de profundidad", señaló Valtierra. Este técnico también destacó el taller de marcaje de tiburones y otro en el que se experimentan los riesgos físicos del buceo, entre estos, la inhalación de gas helio que vuelve más aguda la voz.

Gabinete naturalista. 


En esta cuarta sección (cada grupo de escolares se deriva a uno en cada visita) se aprovecha la maqueta del barco de Darwin para instruir en técnicas de investigación del medio marino del siglo XVII al XIX. En conexión con una de las salas del Museo, los alumnos usan un microscopio primitivo del siglo XVII. El fin es que el personal de la institución les enseñe la técnica de fabricación de ese artilugio, así como también a efectuar una autopsia simulada de un animal que meterán en un frasco para su clasificación, entre otras actividades guiadas.

Fuente: farodevigo.es                                                                      

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido y gracias por tu comentario. En breve será publicado