domingo, 23 de septiembre de 2012

HACE MAS DE 3700 AÑOS QUE VENIMOS QUEJÁNDONOS DE NUESTROS JÓVENES

A menudo  escuchamos a los padres quejarse de que sus hijos adolescentes le traen dolor de cabeza, por respondones, irrespondables, irrespetuosos. Ya en tiempo de nuestros padres, abuelos y ... desde el origen de la civilización, en Sumer,  tenian el mismo problema.

tablilla cuneiforme
Tablilla cuneiforme donde contiene la
 reprimenda del padre al hijo .
Imagen de Mediterráneo Antiguo
















La web MEDITERRANEO ANTIGUO, nos hace llegar la traducción de unas 17 tablillas  de arcilla en escritura cuneiforme de 3700 años, encontradas en Irak.  La misma,   nos revela un diálogo entre un padre y su hijo descarriado que  nos dejará perplejos por la proximidad y contemporaneidad de los hechos:



Un padre enfadado, un hijo respondón

El padre empieza interrogando a su hijo, dando lugar a un jugoso diálogo.
Padre - "¿A dónde has ido?"
Hijo - "A ninguna parte".
Padre - "Si es verdad que no has ido a ninguna parte, ¿por qué te quedas aquí sin hacer nada? Anda, vete a la escuela, preséntate ante el "padre de la escuela", recita tu lección; abre tu mochila, graba tu tablillay deja que tu "hermano mayor" caligrafíe tu tablilla nueva. Cuando hayas terminado tu tarea y se lo hayas enseñado a tu vigilante, vuelve acá sin rezagarte por la calle. ¿Has entendido bien lo que te he dicho?"
Hijo - "Sí. Si quieres te lo repito".
Padre - "Pues ya puedes repetírmelo".
Hijo - "Te lo voy a repetir".
Padre - "Di. Venga, dímelo".
Hijo - "Tú me has dicho que fuera a la escuela, que recitase mi lección, que abriese mi mochila y que grabase mi tablilla mientras mi "hermano mayor" me caligrafiaba otra. Que cuando hubiese terminado mi tarea volviese para acá después de haberme presentado al vigilante. He aquí lo que tú me has dicho".
Padre - "Se hombre caramba, no pierdas el tiempo en la plaza ni vagabundees por las avenidas. Cuando vayas por la calle no mires a tu alrededor.

 Sé sumiso y da muestras a tu vigilante de que le temes. Si le das muestra de miedo, 
estará contento de ti".
- En este tramo, hay unas 15 líneas destruidas que no han podido interpretarse - 
Padre - "¿Crees que llegarás al éxito, tú que vagas por las plazas? Piensa en las generaciones de antaño, frecuenta la escuela y sacarás un gran provecho. Pienza en las generaciones de antaño, hijo mío, toma nota de ellas".


El Padre sigue con un largo monólogo en el que sigue increpando a su hijo con frases como "Tus quejas me han dejado acabado; tú me has conducido al umbral de la muerte", "Nunca te he mandado trabajar, a arar mi campo. Nunca te he mandado a cavar mi campo. Nunca te he mandado a trabajar como peón. Jamás te he dicho que vayas a trabajar para mantenerme", "Tú solo eres un hombre cuando haces tus maldades, pero comparado con ellos (con los amigos que trabajan), no tienes nada de hombre. Evidentemente, tú no trabajas como ellos, ellos son hijos de padres que hacen trabajar a sus hijos, pero yo, yo no te hice trabajar como ellos", "toma ejemplo de tu hermano el mayor. Toma ejemplo de tu hermano el menor", "yo, noche y día, estoy atormentado por tu causa. Noche y día tú derrochas el tiempo en placeres. Has amontonado grandes riquezas, has llegado aquí y allá, te has vuelto gordo, grande, ancho, poderoso y orgulloso. Pero los tuyos esperan a que la adversidad te coja por su cuenta, y entonces se alegrarán porque tú te olvidas de cultivar las cualidades humanas".


Con esto, nos damos cuenta que nada ha cambiado desde entonces y que el problema de los jóvenes proviene desde el origen de los tiempos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido y gracias por tu comentario. En breve será publicado