martes, 11 de mayo de 2010

Descubren una sinagoga judía escondida durante siglos en una esquina de Úbeda

El descubrimiento comenzó con la compra de casas por parte de un promoto
La sinagoga está compuesta por siete salas comunicadas entre sí.
Visitantes de la comunidad judía han quedado impresionados por el lugar
 
Fuente: El Mundo.es     
 
 
Tras una esquina de la ciudad jiennense de Úbeda, Patrimonio de la Humanidad, se esconde un espacio calificado por los visitantes de "mágico" y, si los estudios lo confirman, podría tratarse de una sinagoga judía del siglo X-XI única en Europa, ya que reúne tanto el templo como el "micvé", baño ritual judío.




Según ha explicado Andrea Pezzini, uno de los gerentes de la empresa de servicios turísticos Artificis, todo comenzó cuando un promotor, Fernando Crespo, compró tres casas en el centro de la ciudad para realizar apartamentos turísticos, garajes y locales comerciales.
Al comenzar las obras empezaron a aparecer una serie de elementos que obligaron a modificar los planteamientos, ya que se decidió sacar a la luz y poner en valor lo que iban encontrando "siempre con todos los permisos de obras y la supervisión del arqueólogo municipal".



El lugar, llamado la Sinagoga del Agua y ahora Centro de Interpretación de las Tres Culturas, está compuesto por siete salas comunicadas entre sí, y el recorrido de su visita comienza en el despacho del inquisidor, una zona que se ha ambientado como tal, ya que se cree que la casa contigua fue la vivienda del mismo.



Después, hay una sala con una serie de pozos en la que se reflejan las tres culturas , la hispano-árabe, la musulmana y la judía. En uno de ellos hay un brocal con la mano de Fátima, además de un arco, e incluso, un capitel palatino.
Arriba se encuentra la galería de mujeres, que estaba "toda embutida en ladrillos", y después varios pozos con "agua cristalina y profundísima", además de un techo de madera con artesonados de ornamentos florales y geométricos.

Por otra puerta se accede a un patio de luces que podría haber sido otro acceso exterior a la sinagoga por un callejón cegado en el pasado.
Debajo de la sinagoga se encuentra el baño de purificación, una zona que era una especie de bodega con escombros hasta el techo y en la que cuando comenzaron a retirar la tierra manaba agua de forma natural.
Todas estas afirmaciones se realizan, según Pezzini, "siempre con muchísima prudencia y cautela" a la espera de que se confirmen por distintas universidades que se han interesado, como la de Granada o la Carlos III de Madrid, aunque ya ha habido distintas visitas de expertos y desde la comunidad judía que han quedado impresionados por el lugar.


El Gran Rabino de España, Moshé Bendahan, visitará la Sinagoga del Agua en unas semanas y Rafael Cámara, presidente de IUVENTA Tarbut-Jaén, asegura que "se trata de un lugar que transporta al pasado donde el visitante se sumerge en una especie de viaje en el tiempo"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido y gracias por tu comentario. En breve será publicado